Preparaci N Para Entrevista De Los Ni Os

Recursos humanos básicos de cambio español

Nos acercamos ahora al segundo punto de la explicación de la noción de la fantasía, a saber a la noción de la actividad que imagina. La fantasía, como la actividad que imagina, escribía a los Grumetes, es la expresión simplemente directa de la actividad vital mental, la energía mental, que es dada a la conciencia no de otro modo, como en forma de las imágenes o los contenidos, lo mismo que la energía física se se manifiesta no de otro modo, como en forma o los estados, la vía física los órganos de los sentimientos. Lo mismo que cualquiera el estado del punto de vista energético es no que otro, como el sistema de las fuerzas, es puntual así como y el contenido del punto de vista energético es no que otro, como el sistema, que es a la conciencia, de las fuerzas. de este punto de vista es posible decir que en la cualidad los fantasmas son no que otro, como la suma, que puede ser nunca a la conciencia de otro modo, como en forma de la imagen. El fantasma es idee-force., como la actividad, es idéntico con la corriente del proceso de la energía mental.

, a la fantasía activa ha puesto de ningún modo y no siempre se reduce a al estado cordial pero, más bien, a la participación positiva de la conciencia. Si la forma pasiva de la fantasía lleva con frecuencia sobre él la prensa doloroso o, por lo menos, anormal, su forma activa pertenece con frecuencia a las manifestaciones superiores del espíritu humano, puesto que en ella las personas conscientes e inconscientes del sujeto se reúnen en una obra general que une. La fantasía que se ha formado tan, oe la expresión superior de la unidad de la individualidad conocida y hasta crear esta individualidad con la ayuda coepeo las expresiones de su unidad.

La fantasía pasiva siempre surge de cualquier proceso en el demonio-consciente, opuesto a la conciencia, el proceso, que contiene en él aproximadamente tanto energía, es cuánto y en la instalación consciente, y que por eso es capaz de romper la resistencia último. Enfrente, aa la fantasía es obligada por la existencia no sólo y no al proceso intenso y opuesto inconsciente, pero tan las inclinaciones sozna-telnoy las instalaciones percibir las alusiones o los fragmentos relativamente flojamente bajo-cherknutyh los enlaces inconscientes y, ellos con la ayuda de los elementos paralelos, llevarlos hasta la evidencia perfecta.

«Las investigaciones muestran que hay una cantidad enorme de los modos, por que inconsciente no sólo influye sobre la conciencia, sino también dirige por completo. ¿Pero si hay una prueba de aquella suposición que el poeta, siendo en la conciencia clara, puede encontrarse dependiente a propio trabajo? La prueba esto puede ser dos tipos: directo e indirecto. La prueba directa puede hacerse el poeta seguro que él sabe que él habla, pero en realidad que habla más que se sabe. Se puede descubrir las pruebas indirectas cuando detrás de una buena voluntad visible del poeta hay un imperativo superior, que de nuevo plantea las exigencias categóricas, si el poeta arranca el proceso creador, o al contrario, crea a ello las dificultades físicas, por que el trabajo debe ser interrumpido contra su voluntad.

Con el tiempo, escribe a los Grumetes, éramos obligados considerablemente a extender nuestra comprensión del sentido escondido de la fantasía ante todo en el sentido de la causalidad: la psicología del individuo no es posible nunca completamente explicar de él, pero es necesario claro comprender que su psicología individual es condicionada ß«óÓÑÑ¡¡Ù a ello por las circunstancias históricas y como. No es sólo algo fizio-lógico, o personal, sino también cierto problema de la historia de aquel tiempo. Y después, ningún hecho psicológico no puede ser completamente explicado solamente de una causalidad, pues en calidad del fenómeno vivo él siempre es inseparablemente vinculado con ¡Ñ»ÓÑÓÙó¡« del proceso vital, así que, aunque él es, por un lado, siempre algo que se ha hecho, por otro lado, él es con todo siempre algo que se hace, creador.

No sólo elemental conductista como los reflejos incondicionales, pero también la percepción, el pensamiento, la imaginación ¡áÕ«ñnÔßn bajo la influencia de los programas connaturales, los modelos universales. Los arquetipos la esencia los prototipos, de la conducta y el pensamiento. Es el sistema de las instalaciones y las reacciones, que determina imperceptible la vida de la persona.